Tag Archives: Experiencias

Guía práctica para clases particulares

profesor personal

Guía práctica para clases particulares

Tener un tutor particular parece sacado de un libro de Charlotte Brönte, en el que las gobernantas vivían aún en este mundo y enseñaban a los pequeños idiomas, artes y se dictaban clases de civilización y protocolo.

Sin embargo, tener un profesor particular puede ser una de las mejores oportunidades para aprender un idioma, siempre y cuando dispongas de los medios para poder pagar los servicios de dicha persona. Ya que claro, para un profesor tener un solo alumno, no va a ser demasiado redituable a menos que el precio sea alto. Pero si el dinero no es importante para ti, y si lo es el amor a las artes, las letras y los idiomas, podrás aprovechar de esta oportunidad.

Es cierto que los cursos regulares son buenos, y el aspecto social de tener otros compañeros que hagan preguntas es importante para aprender un idioma, pero sucede muchas veces que, sea porque uno no tiene muchas habilidades con los idiomas y necesita más tiempo para pensar las cosas, o por el contrario que uno tiene un gran talento con los idiomas, y tener otros alumnos de aprendizaje más lentos realentice el aprendizaje, que la opción de ir con un profesor particular se transforma en la mejor manera de aprender efectivamente un idioma.

La razón principal para aprender idiomas con un tutor es que éste se concentrará al 100% en tu persona y en tus capacidades, como también tus necesidades de aprendizaje y en tus objetivos. Lo primero que debería hacer cualquier profesor que se dispone a dictarte clases particulares es hacerte un exámen de nivel lo más específico posible, para conocer tanto tus aptitudes escritas, como orales. A continuación, un cuestionario sobre tus objetivos en el idioma, ¿para qué aprendes el idioma? ¿Cuál es tu objetivo concreto? ¿Qué nivel te gustaria alcanzar a mediano plazo? Siempre imponiéndote metas concretas y alcanzables. Porque si primer respuesta es “quiero hablar en dos meses inglés fluidamente” o “antes de fin de año quisiera ser capaz de entender al Fausto de Goethe en versión original”, esas metas no son ni alcanzables, ni factibles, y te recomendaría que dejes un poco la bebida.

profesor personal

Por supuesto que la posibilidad de tener un profesor particular no significa automáticamente que progresarás en el dominio del idioma. Un 50% del trabajo te corresponde a ti, el estudiante, que deberá esforzarse lo más posible, leyendo mucho, buscando palabras nuevas y tratando de aclarar todas las dudas y preguntas que surjan en el proceso con tu profesor. Si piensas que el profesor hará el trabajo duro por tí, te equivocas. Un tutor personal sigue siendo una persona, pero el hecho de que se le pague por darte clases a ti únicamente, hará que se haga muy reactivo a tus intenciones y motivaciones. Si tu eres una persona que trabaja duro, propone temas, trae preguntas, lee material extra además de lo leído en clase, hace siempre todos sus deberes y se esfuerza por aprender, el profesor hará lo mismo y te traerá más cosas para que leas y aprendas.

Si todo sale bien, el desarrollo de las clases transcurrirán con éxito y aprender en muy poco tiempo el idioma, cumpliendo tus metas.

¿Has tenido experiencias con tutores personales? Cuéntanos en los comentarios 😀

Fotos en esta entrada:
Alumno y profesor
Tutor personal
Profesor

13 consejos para aprovechar la biblioteca

biblioteca panoramicaConsejos para aprovechar tu visita a una biblioteca

En esta entrada de Escuela de idiomas te presentamos 13 consejos con los que podrás aprovechar tu visita a la biblioteca en un 100%. Desde buscar tus libros favoritos, hasta encontrar el libro de textos que buscabas, todo eso y más… en este listado.

Cosas útiles que se pueden hacer en una biblioteca

  1. Estudiar tranquilo
    La razón más evidente para ir a una biblioteca es para aislarte un poco del mundo y poder estudiar tranquilo para algún examen. Estudiar otro idioma es también muy útil cuando uno se aísla aunque sea por poco tiempo del idioma que escucha todo el tiempo en la calle. Podrás armar tu pequeña burbuja del idioma. Por unos minutos sentirás, al escuchar la radio o estudiar algún texto en otro idioma, que estás en otro país. Una manera excelente de seguir aprendiendo.
  2. Leer libros libremente
    Cómo dijimos en el punto anterior la ventaja más grande de una biblioteca es su aislamiento. Es así que podrás compenetrarte mucho más con la historia de cualquier libro que estés leyendo. Podrás leer más y comprender mejor lo que lees. Si tienes un diccionario al lado, no te costará tanto su búsqueda porque siempre estarás sentado. La posición es muy importante al momento de la lectura.
  3. Escribir con calma tus pensamientos
    Mucha gente necesita tranquilidad para poder escribir. Es difícil imponerse el hábito de la escritura, pero uno siente en una biblioteca que está acompañado y se automotiva para hacerlo. Si necesitas escribir, sea algún trabajo o porque tienes algún proyecto personal, la biblioteca es tu lugar.
  4. Conocer gente con mismos intereses
    No es lo más común, pero muchas veces las miradas más cómplices surgen en los lugares más tranquilos.  Es una certeza que al menos la gente no será del todo ignorante, porque si están en una biblioteca quiere decir al menos que saben leer.
  5. Utilizar wifi gratis
    Tanto como el punto anterior, no siempre sucede, pero muchas veces se puede disfrutar de Internet gratuita en los centros de estudios. Las bibliotecas más modernas no son la excepción, con lo que además de estudiar, escribir o leer, podrás revisar tus correos y quizás un poco Facebook (pero solo un poco).

Y ya que estás en la biblioteca puedes…

Aprovechar el material de una biblioteca

  1. Libros de literatura en otros idiomas
  2. Diccionarios de todo tipo multilingües o monolingües
  3. Libros sobre otros temas (filosofía, política, cuestiones técnicas)
  4. Libros para niveles inferiores, principiantes y nivel escolar.
  5. Autores agrupados según sus idiomas
  6. Aprovechar otros formatos: música y películas
  7. Informarte sobre eventos pasados con el archivo de periódicos
  8. Lee tus cómics favoritos

¿Qué otros consejos se te ocurren para aprovechar tu visita a la biblioteca? ¿Cuándo ha sido tu última visita a una biblioteca? ¡Cuéntanos tus experiencias!  

Fotos utilizadas:
 Panorámica de una Biblioteca
 Estantería con libros
 Más libros

Los primeros pasos para aprender un idioma

¿Cuáles son los primeros pasos cuando empiezas a aprender un idioma?

Para aprender un idioma lo primero y lo más importante es sentir esas ganas de hacer algo nuevo y difícil, pero que sabes tomar como un desafío a futuro. Si no sientes esas ganas y quieres aprender un idioma de manera forzada o por cuestiones laborales, lamento decir que eventualmente perderás el interés y el aprendizaje siempre será montaña arriba. Aprender un idioma es una actividad a largo plazo que requerirá tiempo y esfuerzo. Sin ganas de aprender, será muy difícil.

Lo primero es empezar con algunas expresiones básicas (sobre todo si haces un curso) para que la mayor parte del tiempo la conversación se desarrolle en ese idioma. En esas expresiones básicas se encuentran las clásicas:

  • Hola
  • ¿Cómo estás?
  • No muy bien / Muy bien
  • ¿Cómo se dice eso en alemán/inglés/coreano?
  • No sé hablar muy bien en alemán…
  • ¿Dónde queda el hospital/panadería/centro de la ciudad…?

Segundamente, aprende los elementos básicos de la gramática del idioma, las personas, las conjugaciones de los verbos en presente (ya con el presente la gente entenderá a que aludes con tu discurso, pese a que no esté conjugado de manera correcta), algunos verbos básicos, pronombres personales, y sobre todo, las direcciones.

Tercero. En los primeros momentos de aprendizaje de un idioma, uno de los elementos más importantes será la pronunciación. Las palabras no solo son diferentes, sino que tienen un sonido diferente, los diptongos cambian, vocales y consonantes cambian y (muy probablemente) haya letras nuevas que no existen en el español. Trata de apoyarte en soportes auditivos como películas y canciones para mejorar tu pronunciación.

Un gran consejo es tratar de forzarte a ti mismo a pensar en el idioma que aprendes. No digo que hables con tus voces internas, sino que en vez de pensar en español, que intentes utilizar las palabras del idioma que aprendes. Cuando camines por la calle puedes leer las patentes de los autos en el idioma que aprendes, como también los carteles que te vayas encontrando cuando camines.

Aprender idiomas a través de un intercambio

 Hacer un intercambio cultural

Hacer un intercambio a otro país durante un periodo de tiempo extenso puede ser beneficioso a muchos niveles.  Un intercambio al extranjero no se limita a mejorar tu nivel de idiomas, tendrás cientos de aventuras, conocerás mucha gente y te encontrarás con tu ración de problemas y malos entendidos que te harán crecer como persona.

Una situación como turista puede darse de manera muy diferente cuando uno vive como local durante un tiempo más extendido que unas simples vacaciones, lo que permite que uno pueda ver a esa sociedad de una manera diferente, y comprenderla mejor, por supuesto. No es lo mismo estar en Francia por dos semanas que estar un año. En dos semanas querrás tomar vino todos los días, comer escargots cada cinco minutos y subirte a la torre Eiffel cada vez que puedas. Dos meses más tarde, no querrás ni ver a los escargots, tomarás vino, pero menos que al principio, y la torre Eiffel será parte del decorado.

Aprender el idioma será una cuestión lógica, pues vivirás en el país donde se habla ese idioma. Además entenderás mejor la manera de pensar y vivir de los locales, y dependiendo del tiempo que te quedes en esa ciudad, poco a poco, te irá afectando a ti mismo, transformándote poco a poco en un local.

Decisiones a tomar antes de partir de intercambio

Cuando pienses en un intercambio, deberás decidir el país. Si vas netamente por la razón de aprender un idioma, tu espectro se verá reducido a los pocos (o muchos) países donde ese idioma se habla. Luego deberás escoger la universidad donde harás tu intercambio, que también se verá restringida a tu área de estudios. Ten siempre en cuenta los monumentos, la ciudad donde se encuentra la casa de estudios y las ciudades a su alrededor, y las atracciones que se encuentren en las cercanías, porque con un viaje de intercambio, tendrás mucho tiempo para conocer toda el área. Ten en cuenta también el prestigio y el valor de hacer tus estudios en esa universidad, y revisa todas las actividades extracurriculares y características del campus, antes de tomar tu decisión.

Por supuesto que el tema económico también es importante, costos de viaje, de estudios, de vivienda, y el estilo de vida del país a donde quieras ir. Hay muchas ayudas y becas para los estudiantes, que es altamente recomendable revisar antes de empezar a decidir a donde ir.

Edad para empezar un curso de idiomas

Siempre se habla de la enseñanza lo más temprano posible para los niños que quieran aprender bien un idioma (generalmente el inglés). Pero ¿Cuándo es el momento indicado para aprender? ¿Existe algún tiempo límite para aprender?

Se nota la diferencia ya entre generaciones, los jóvenes y los adultos de hoy en día con respecto a los adultos. En otras épocas solo las personas de muchos recursos podían aprender inglés y otros idiomas eran aún más elitistas.

Razones son muchas, desarrollo de los medios de transportes internacionales, turismo internacional masivo, la globalización y la internet que nos permite comunicarnos con gente de todo el mundo.

Los niños tienen una capacidad de aprendizaje en los primeros años que es asombrosa. Empezar a aprender idiomas desde una edad temprana ayuda a una comprensión lingüística mayor (tanto de lenguas extranjeras, como de la materna propia) y ayudan a un desarrollo social en general.

Ya las escuelas en todo el mundo han agregado la materia de “inglés” en su lista de materias y programa de estudios. Pero, ¿cuál es el panorama que se vislumbra cuando uno entra en una clase de inglés en la actualidad? La maestra se comunica únicamente en inglés, el salón de clase está totalmente decorado con materiales en la misma lengua. Sin embargo, los niños y niñas no conversan en un cien por ciento en dicho idioma, a pesar de que se nota que todas las instrucciones y actividades son bien entendidas.

Un niño puede aprender inglés de forma natural si tiene esa lengua como un idioma familiar (que lo hable el padre o la madre), si vive en un país donde hablen el idioma durante un par de años o más, si es cuidado por una niñera que habla inglés durante varias horas al día o si asiste a un colegio en que se impartan gran cantidad de materias (por no decir la mayoría) en esta lengua.

Empezar con un idioma en con el método de enseñanza actual no es lo mismo que estar sumergido completamente en el idioma. Muchos padres mandan a sus hijos a viajes de idiomas, para que por una semana o dos se sumerjan completamente en el idioma (los alemanes tienen un término para ese tipo de viajes que es Sprachreise).

De ser en el país de origen, para que sea beneficioso y efectivo, el aprendizaje tiene que darse dentro y fuera de las instituciones escolares. Empezar a los 8 o a los 11 en la escuela es lo mismo, si no se da en un contexto de apoyo.

Los expertos opinan que desde el nacimiento y hasta los 12 años se desarrolla la maduración neurológica del aprendizaje y es donde se puede aprender idiomas con mayor facilidad que en años posteriores, debido a que la comprensión es moldeable y no existen presiones a nivel social como el miedo a la crítica por equivocaciones en la pronunciación o la escritura.

Existen condiciones asociadas al bilingüismo que pueden ser peligrosas para la buena adaptación y que pueden causar efectos negativos en: adaptaciones sociales, trabajos escolares, desarrollo del habla, pensamiento, discriminación social, el hecho de ser diferentes

¿Qué se necesita para poder aprender a hablar bien un segundo idioma desde pequeños?

  • Un modelo a seguir (sobre todo por la pronunciación)
  • Oportunidades para practicar
  • Motivación (sentir que aprender el idioma sirve para algo)
  • Orientación (guiarlos en el bueno camino del uso del idioma)
  • Continuidad (al menos 3 horas de aprendizaje)