Notice: Undefined variable: show_stats in /var/www/vhost/escuela-de-idiomas.es/home/html/wp-content/plugins/stats/stats.php on line 1384

No inventar palabras: expandir el vocabulario

Expandiendo el vocabulario
Expandiendo el vocabulario

La importancia del vocabulario en un idioma

El vocabulario nos permite expresarnos de manera clara y concisa. Es una verdad universal que no se limita a un idioma extranjero. Uno puede siempre hablar mejor de las cosas que conoce, por sobre las cosas que no conoce, esa frase limita con la obviedad, pero es una realidad incontestable. Siempre es mejor decir el nombre correspondiente del objeto al que se alude a decir “esa cosa”, “that thing”, “ce truc là”, “dieses Ding”, entre otros.

El autor George Orwell explica en 1984 la unión que existe entre el lenguaje y los pensamientos de las personas. Para poder llegar a conformar un pensamiento crítico y creativo, nuestro cerebro debe nutrirse de nuevos vocablos. En el libro 1984, el estado quería controlar los pensamientos a través de un control del vocabulario. Eso, por supuesto, es ficción y no tiene una relación con la realidad, pero se dice en la actualidad que las futuras generaciones serán cada vez más “tontas” por el hecho que leen poco y no tienen capacidad de abstracción.

Aristóteles ya hablaba de que el hombre para poder conocer las cosas, comprenderlas, primero debe nombrarlas. Es a través de los nombres que el hombre puede diferencias fenómenos y conocer su contexto, su ambiente y quién es él mismo a través de las cosas que lo rodean.

Cuantas más palabras tenga uno en su haber, mejor podrá expresarse y alcanzar niveles más elevados de contenidos, expandiendo al mismo tiempo su capacidad cognitiva.

Estrategias para mejorar el vocabulario de un idioma

Te presentamos ahora un par de estrategias para que puedas expandir tu vocabulario y te puedas quedar siempre con la última palabra. Por supuesto que existen muchas técnicas para aprender nuevas palabras, si ponemos a las personas en el mundo que tienen que aprender más palabras por excelencia como ejemplo, los bebés, nos daremos cuenta, que los niños se la pasan escuchando por dos años hasta que pueden desarrollar el habla. La escritura empieza recién a los cuatro años (más o menos), pero para los adultos, sin el sostén de la escritura, sería muy difícil aprehender los nuevos vocablos.

Poner etiquetas a las cosas en la casa

Una buena manera de aprender a nombrar tu “contexto” es de etiquetar con post-its toda tu casa, y por supuesto tratando de prestar atención a las cosas que utilizas. Es una tarea importante saber cómo se llaman las cosas que uno tiene a mano y que utiliza todos los días, como en la casa, escuela u oficina.

Si no te convence esta técnica o te parece que es mucho trabajo, y tienes la suerte de vivir en un país dónde se habla el idioma puedes ir al supermercado cerca de tu casa, y las etiquetas estarán puestas en todos los productos por ti. ¡No deberás hacer ningún esfuerzo!

Cartas de vocabulario

Existen en muchos negocios o librerías, en la sección de idiomas, que venden tarjetas de vocabulario. Estas consisten normalmente en una palabra que sea de un nivel más elevado que “casa” o “mesa” y que tiene el apoyo visual de una foto del objeto (o a veces la palabra en castellano del otro lado), y abajo algún ejemplo descriptivo.

Estas cartas son muy útiles porque puedes jugar con ellas practicando viéndolas siempre boca abajo, para ver luego si recuerdas las palabras y lo que quiere decir. El hecho de tener siempre las imágenes y los ejemplos te ayudarán en la recordación de las palabras.

Si el precio de las tarjetas te parece muy elevado, puedes elaborar las tarjetas tú mismo recortando una hoja y agregando diferentes imágenes de alguna revista vieja. Puedes buscar en tu libro de texto, del idioma que estés aprendiendo y agregar el vocabulario que corresponda a tu nivel.

Juegos de niños que involucran imágenes

Una buena manera de hacer que las palabras entren en tu cabeza y no salgan más de ahí, es a través de libros que enseñan vocabulario a través de las imágenes. Las personas son más sensibles de recordar las palabras a las que puedan asociar a una imagen, incluso si no conocen su correlativo en su lengua materna. Sucede muchas veces que aprendemos palabras en un idioma extranjero, pero no sabemos cómo decirlo en nuestro idioma.

Existen libros infantiles que poseen muchas imágenes para que los niños pequeños puedan asociar las figuras con las palabras y los conceptos que ellas acarrean. Si eres principiante en el idioma que estás aprendiendo, quizás sea esa una buena manera de comenzar a integrar nuevas palabras.

Lectura y relectura

La lectura fue, es y será la mayor herramienta al momento de expandir el vocabulario. Un libro trae cientos y cientos de palabras, expresiones idiomáticas, y siempre en un ejemplo de cómo se usa tal o cuál palabra. Implícitamente trae también un contexto en el que se utiliza correctamente la palabra. Por ejemplo, si leemos algún libro de John Grisham, sabremos que el contexto al que se alude, es el legal, del mundo de los abogados, por el contrario, si estamos leyendo a Harry Potter, habrá que cuidarse y revisar bien el vocabulario para saber si dicha palabra existe o no fuera del mundo del joven mago.

Es importante el tiempo de buscar en el diccionario lo que uno no conoce, y también lo es, una segunda relectura para poder asentar los nuevos conocimientos. Expandir el vocabulario es una cuestión que toma su tiempo, trata de disfrutar el proceso.

Fotos en esta entrada:
Foto 1 de D3b…*
Foto 2 de Stacy Moore 2012

Consejos para mejorar la pronunciación

chica practicando pronunciacion

El escrito y el oral, son las dos grandes áreas de un idioma. Si escribes bien o si escribes mal, solo un grupo muy selecto podrá juzgarlo (a quienes les escribas cartas o emails regularmente), y pasará normalmente desapercibido. Un gran problema, si lo haces mal, y una gran ventaja, si lo haces bien, es la pronunciación de un idioma. Puedes ser el mejor escritor del mundo, pero si hablas mal un idioma, todo el mundo calificará tus conocimientos como bajos. Un buen manejo de la oralidad y utilización de sonidos de un idioma son señal del dominio del mismo.

Pero, ¿qué se puede hacer para mejorar la pronunciación de una lengua? Existen técnicas generales para mejorar la pronunciación de cualquier idioma, y luego las existen para hacerlo con lenguas extranjeras. Ambas son útiles e interesantes, y lo mejor es combinarlas para obtener un resultado óptimo. ¿Lo negativo? No es fácil y hay que trabajar. Pero que no los desaliente, solo alcanza con no bajar los brazos y practicar un poco todos los días. He aquí la primera lista para mejorar la dicción en cualquier idioma:

1. Hablar lentamente:

Hablar rápido no es sinónimo de hablar bien. Mucha gente que empieza a tener un dominio del idioma empieza a acelerar el ritmo para paliar los pequeños errores que aún comete. Si hablas lentamente todo el mundo entenderá perfectamente lo que dices, y es, después de todo, el objetivo de hablar un idioma, comunicarte con otras personas, y que esos destinatarios entiendan lo que dices.

2. Hacer pausas:

Respirar hace bien, no solo para el cuerpo y nuestras células, sino también para el lenguaje. Tomar aire para hablar mejora el tono de nuestra voz, podemos hablar más claro y más fuerte, facilitando a nuestro oyente la comprensión de lo que decimos. Esos segundos que tomas para respirar sirven también para dejarle tiempo a quien nos escucha de asimilar lo que venimos de decir, o quizás de agregar contenido a la conversación.

3. Articular bien:

Marcar bien las palabras que queremos decir. Es mejor que nos digan que exageramos la articulación a que nos pregunten qué es lo que quisimos decir. Es la misma regla que se les enseña a las personas que estudian para trabajar en la radio por ejemplo. Es imprescindible articular bien para poder hablar de manera eficiente un idioma.

4. Tener en cuenta la oratoria:

La oratoria es un conjunto de elementos que van más allá de la oralidad. Uno puede utilizar el cuerpo en su totalidad (manos, brazos, gestos con la cara, etc.) como también la utilización correcta del cambio de tonos entre otros recursos (mirar a los ojos, credibilidad preexistente de la persona que habla, entre otros). Para mayores informaciones te recomendamos que leas al autor máximo de oratoria: Aristóteles.

No son muy difíciles, pero como dijimos, se necesita consistencia y esfuerzo. El caso del tipo de personas que utilizan las primeras cuatro reglas son los políticos. Ningún político habla mal, pues es su trabajo hablar bien (siempre cuando hablemos de buenos políticos, aunque mejor no meternos en ese tema). Les mostramos el ejemplo de Nicolás Sarkozy, es antiguo presidente francés. Sarkozy habla lentamente, sin prisas y sin pausas, y deja espacios intermedios entre frase y frase para que el interlocutor “mastique” el contenido. Esas pausas intermedias ayudan mucho al lenguaje y a la comprensión de lo que dice. Su articulación es correcta, y pronuncia “todas las letras”, como se suele decir. Finalmente, utiliza cambios de tonos y se apoya en el movimiento de manos y brazos, como así también de sus expresiones faciales para transmitir el mensaje. Es un resumen de los cuatro puntos antes mencionados.

Fotos utilizadas en esta entrada:

Nombre difícil: De la usuaria gingerpig2000
Chica practicando pronunciación: Del usuario Hans_van_Rijnberk

Aprende idiomas con los audio-libros

Escuchar audio libros es una estrategia muy efectiva al momento de aprender idiomas. Hoy en día el mercado de audio libros es gigantesco y puedes encontrar una variedad enorme de títulos en diferentes idiomas y con diferentes lectores. Podrás elegir el que más te guste. Existe además, de ser difícil el acceso a el contenido tangible de los audio libros, muchos sitios que ponen a disposición de los usuarios cientos de audio libros de forma gratuita, otros que con mayor calidad, lo hacen por un precio muy bajo… y si finalmente ninguna de las dos te convence, existe mucha gente que se graba a si misma leyendo un libro y lo sube a Youtube. ¡Algunos son muy profesionales!

Sirve porque las personas que leen los libros muchas veces ayudan con diferentes entonaciones y cambiando las voces dándole un aura teatral. Muchas veces varios actores representan la obra, dándole mucha más vida al texto. Efectos sonoros y efectos musicales también ayudan a darme más profundidad y realismo a la historia.

Si puedes también leer los libros en papel o en la computadora al mismo tiempo que escuchas el audio libro, será una gran ventaja, ya que podrás ver y distinguir las palabras una a una y marcar cuales son las que desconoces.

Existen revistas y periódicos que suben sus artículos en formato mp3 a sus sitios web, por lo que también podrás escuchar las noticias leídas.

¿Quiénes puede tener interés en un audio libro?

  • Todo aquel que disfruta al escuchar de las historias (los audio libros son extensos)
  • Personas que no tienen demasiado tiempo para sentarse a leer un libro
  • Personas con dificultades en la visión
  • Analfabetos o con pocas nociones de la lectura
  • Estudiantes de idiomas
  • Niños y jóvenes, que necesitan un mayor estimulo para prestar atención.
  • Personas que pasan mucho tiempo en medios de transportes
  • Personas sin hábito de lectura.

Los primeros pasos para aprender un idioma

¿Cuáles son los primeros pasos cuando empiezas a aprender un idioma?

Para aprender un idioma lo primero y lo más importante es sentir esas ganas de hacer algo nuevo y difícil, pero que sabes tomar como un desafío a futuro. Si no sientes esas ganas y quieres aprender un idioma de manera forzada o por cuestiones laborales, lamento decir que eventualmente perderás el interés y el aprendizaje siempre será montaña arriba. Aprender un idioma es una actividad a largo plazo que requerirá tiempo y esfuerzo. Sin ganas de aprender, será muy difícil.

Lo primero es empezar con algunas expresiones básicas (sobre todo si haces un curso) para que la mayor parte del tiempo la conversación se desarrolle en ese idioma. En esas expresiones básicas se encuentran las clásicas:

  • Hola
  • ¿Cómo estás?
  • No muy bien / Muy bien
  • ¿Cómo se dice eso en alemán/inglés/coreano?
  • No sé hablar muy bien en alemán…
  • ¿Dónde queda el hospital/panadería/centro de la ciudad…?

Segundamente, aprende los elementos básicos de la gramática del idioma, las personas, las conjugaciones de los verbos en presente (ya con el presente la gente entenderá a que aludes con tu discurso, pese a que no esté conjugado de manera correcta), algunos verbos básicos, pronombres personales, y sobre todo, las direcciones.

Tercero. En los primeros momentos de aprendizaje de un idioma, uno de los elementos más importantes será la pronunciación. Las palabras no solo son diferentes, sino que tienen un sonido diferente, los diptongos cambian, vocales y consonantes cambian y (muy probablemente) haya letras nuevas que no existen en el español. Trata de apoyarte en soportes auditivos como películas y canciones para mejorar tu pronunciación.

Un gran consejo es tratar de forzarte a ti mismo a pensar en el idioma que aprendes. No digo que hables con tus voces internas, sino que en vez de pensar en español, que intentes utilizar las palabras del idioma que aprendes. Cuando camines por la calle puedes leer las patentes de los autos en el idioma que aprendes, como también los carteles que te vayas encontrando cuando camines.

Aprender idiomas a través de un intercambio

 Hacer un intercambio cultural

Hacer un intercambio a otro país durante un periodo de tiempo extenso puede ser beneficioso a muchos niveles.  Un intercambio al extranjero no se limita a mejorar tu nivel de idiomas, tendrás cientos de aventuras, conocerás mucha gente y te encontrarás con tu ración de problemas y malos entendidos que te harán crecer como persona.

Una situación como turista puede darse de manera muy diferente cuando uno vive como local durante un tiempo más extendido que unas simples vacaciones, lo que permite que uno pueda ver a esa sociedad de una manera diferente, y comprenderla mejor, por supuesto. No es lo mismo estar en Francia por dos semanas que estar un año. En dos semanas querrás tomar vino todos los días, comer escargots cada cinco minutos y subirte a la torre Eiffel cada vez que puedas. Dos meses más tarde, no querrás ni ver a los escargots, tomarás vino, pero menos que al principio, y la torre Eiffel será parte del decorado.

Aprender el idioma será una cuestión lógica, pues vivirás en el país donde se habla ese idioma. Además entenderás mejor la manera de pensar y vivir de los locales, y dependiendo del tiempo que te quedes en esa ciudad, poco a poco, te irá afectando a ti mismo, transformándote poco a poco en un local.

Decisiones a tomar antes de partir de intercambio

Cuando pienses en un intercambio, deberás decidir el país. Si vas netamente por la razón de aprender un idioma, tu espectro se verá reducido a los pocos (o muchos) países donde ese idioma se habla. Luego deberás escoger la universidad donde harás tu intercambio, que también se verá restringida a tu área de estudios. Ten siempre en cuenta los monumentos, la ciudad donde se encuentra la casa de estudios y las ciudades a su alrededor, y las atracciones que se encuentren en las cercanías, porque con un viaje de intercambio, tendrás mucho tiempo para conocer toda el área. Ten en cuenta también el prestigio y el valor de hacer tus estudios en esa universidad, y revisa todas las actividades extracurriculares y características del campus, antes de tomar tu decisión.

Por supuesto que el tema económico también es importante, costos de viaje, de estudios, de vivienda, y el estilo de vida del país a donde quieras ir. Hay muchas ayudas y becas para los estudiantes, que es altamente recomendable revisar antes de empezar a decidir a donde ir.

Busca amigos por correspondencia

Hacer amigos por correspondencia e intercambiar regularmente cartas con ellos es otra estrategia que se muestra útil, interesante y divertida. Muchos sitios web ofrecen intercambios de datos para poder empezar a escribirse. ¿Qué estás esperando?

En lo concerniente al idioma, escribir y leer sobre diferentes temas te ayudará a mejorar tanto tu comprensión de lectura como también la escritura. Mejorarás tu vocabulario por las nuevas palabras que leerás y las que utilizarás para explicar tu vida cotidiana a tu amigo de otro país. Si se ponen de acuerdo para corregirse errores graves, mejorarás también tu gramática. Leer el diario puede resultar aburrido a veces, si las noticias son muy complicadas o muy específicas. Pero una carta que habla sobre la vida de una persona y los eventos importantes de su vida, siempre es interesante.

En un segundo plano, aprenderás de primera mano sobre las costumbres y usos del país de donde tu amigo es proveniente. Mucho se aprende en los libros, pero es mejor aprenderlo de alguien que vive en ese lugar.  Los libros a veces se vienen editando desde hace más de veinte años y algunas palabras, frases o informaciones están desactualizadas. Podrás ver también como ven a tu país en el resto del mundo, y aprenderás mejor tu cultura describiéndosela a alguien que no la conoce para nada.

Finalmente, escribir es divertido y recibir cartas también lo es. Tener un hobby que te ayuda a desarrollar el intelecto, te adentra en la lectura y en la escritura, te ayudará en muchas cosas en tu vida.

Haz un intercambio de idiomas!

Gracias a las tecnologías de nuestros días, no es necesario viajar al país para poder hablar con un nativo del idioma que estás aprendiendo. Si eres tímido, vago, tienes recursos limitados o no tienes ninguna posibilidad de encontrarte con un nativo de otro país en donde vives para hacer un tándem, la opción de encontrar un intercambio de idiomas por internet es la solución para ti.

En el Blog de Skype, (el programa más utilizado al momento de hacer este tipo de intercambios) existe un artículo en donde se explica lo práctico que es el programa para poder aprender idiomas. Dicen en dicho artículo que:

Seguro que tienes algún amigo en el extranjero que ya tiene su grupo de amigos allí, y que ellos están interesados en aprender o practicar español. Puedes pedirle que te presente a algunos de ellos a través de la videollamada grupal de Skype para romper el hielo y empezar a quedar para practicar el idioma cada vez que quieras. Lo único que necesitas es tener una buena cámara, unos cascos potentes y un micrófono de alta definición y muchas ganas de hablar.

Existen cientos de sitios donde están armadas redes para hacer intercambios de idiomas gratuitamente. Como toda tecnología, muchos la aprovechan para hacer sus propios negocios, y miles de profesores ofrecen sus servicios para dar clases por Skype, a precios mucho más baratos que si los cursos fueran presenciales. Es una opción interesante, aunque no del todo eficiente. Podría decirse que es una alternativa muy útil a muchos tipos de impedimentos, y que permite aprender idiomas pese a cualquier dificultad que exista. Sin embargo, ir a un curso, o vivir en el país siguen siendo las maneras más efectivas. Aquí puedes escuchar unos ejemplos de cómo se dan las clases a través de Skype.

¿Para qué irse hasta París para aprender idiomas, cuando puedes hablar francés con un parisino por Skype? La Torre Eiffel no es tan linda después de todo, ¿No es cierto? Ok, quizás exagere,… viajar siempre trae experiencias, recuerdos y vivencias que estar sentado en casa jamás nos aportará. Hay que agregar el hecho de que estar en casa con el Skype solo nos hará más huraños y menos sociales, que es justamente la contraposición de aprender idiomas, cuyo objetivo es hablar con otras personas. El miedo de intentar cosas nuevas y acercarse a gente nueva jamás podremos quebrarlo. Ese punto negativo hay que tenerlo en cuenta también, al momento de intentar aprender idiomas por Skype.

Aprende idiomas viendo películas

Lo positivo de las películas es que mezclan audio y video, con lo que no solamente podemos intentar comprender el contenido a través de lo que escuchamos sino que también tendremos el apoyo de las imágenes.

Las películas existen además hace ya más de cien años, con lo que podemos ver toda la historia del cine y paralelamente los últimos 100 años de pensamiento e idiosincrasia de ese país, reflejado en su manera de ver las cosas.

Todo el mundo produce películas, incluso las menos comerciales, de las cuales no tenemos ni idea de sus apariciones. Ése tipo de películas son un tesoro en lo concerniente al aprendizaje de idiomas, ya que si el oído está acostumbrado a escuchar diferentes tipos de sonidos, y así y todo consigue decodificarlos correctamente, nada podrá sorprenderte después. Si crees que has escuchado todos los tipos de inglés posibles, escucha a las noticias de Jamaica. Podrás ver la diferencia entre los presentadores, que normalmente hablan un nivel más elevado de idiomas, y lo que la gente habla en las calles.

Otra ventaja de ver películas en tu casa, es que muchas veces puedes agregarle subtítulos. Puedes intentar primeramente agregar subtítulos en el mismo idioma en el que la película se habla antes de ponerlos en tú idioma, para tratar de entender mejor lo que dicen los actores. A medida que salten palabras que no conozcas podrás buscarlas en el diccionario, entender lo que quiso decir el personaje, volver a ver la película y entender mejor su significado en un contexto real. Asimismo si no posees un nivel demasiado alto, puedes ver primero la película en tu idioma, comprender bien de qué va, para luego volverla a ver en su versión original.

De cualquier manera es muy recomendable que no te vuelvas adicto a los subtítulos, porque cuando tengas que salir a la calle, no tendrás esa ayuda. Tu cerebro se acostumbrara a apoyarse en las palabras y luego será más difícil perder ese hábito. Siempre que puedas, mira tus películas sin subtítulos.

Tómalo como un hobbie, pero a su vez como un ejercicio e intenta ver varias veces las mismas películas. La primera para divertirte, la segunda para entenderla, y la tercera para estudiarla, analizando todas las frases. Enriquecerás tu vocabulario de una manera increíble.

Aprende idiomas con la radio

Escuchar la radio es una buena estrategia que no necesita una enorme inversión de tiempo para ser efectiva. No es necesario escuchar dos horas de radio atentadamente a cada palabra, sino que si la escuchas de manera pasiva, servirá a tus objetivos: mejorar tu nivel de idiomas.

Puedes escuchar la radio mientras desayunas, mientras estudias, mientras lees, mientras conduces… siempre como sonido de fondo. Tu oído se irá acostumbrando al tono, al ritmo y a los sonidos que hacen los locutores.

La radio es un medio muy fugaz, y el lenguaje tiene que ser repetitivo y sencillo para que los radioescuchas puedan asimilar el contenido. Es un lenguaje que es muy sencillo de comprender para los que están aprendiendo el idioma.

Otra ventaja es que escuchar la radio te aportará vocabulario actual y podrás informarte sobre los temas actuales del país (como si estuvieras leyendo el diario).

La radio no solo son noticias sino que también te presentarán canciones del país pero también diferentes eventos como partidos de fútbol, o eventos políticos (puede que te cruces con algún discurso de algún presidente).

Herramientas

En internet encontrarás cientos de sitios donde podrás escuchar la radio en vivo. Elige el país simplemente escribe el nombre seguido de la palabra “radio” en el buscador y voilà, oro puro en bits.

Asimismo, podrás encontrar los programas importantes de la semana en el archivo del sitio. Hay programas que valen la pena, sobre todo los de la mañana, que por la diferencia horaria, sería casi imposible escucharlo en vivo. Revisa siempre los archivos de las radios.

Finalmente, existe el invento de los podcasts. Éstos son muchas veces emisiones pasadas de algún programa sin su publicidad, o muchas veces entrevistas especificas o muy largas o muy específicas como para pasar por la radio, y finalmente emisiones preparadas específicamente para ser podcasts, que son programas largos, desarrollados, que valen la pena escuchar sobre algún tema de interés.

En este sitio encontrarás cientos de radios de diferentes países (haz click sobre la bandera arriba según el país que quieras escuchar).

Muchos sitios también ofrecen versiones más sencillas de sus textos para que los que no dominan el idioma lo puedan entender de manera más sencilla, y otros (como la Deutsche Welle) ofrecen versiones leídas lentamente de sus noticias con su texto al lado del audio.

Aprender idiomas con un Tandem

No hay manera más efectiva de aprender el idioma que de hablarlo con un nativo. Muchas veces uno aprende entre cuatro paredes un idioma sin demasiado contacto con el exterior y con la lengua como realmente se escucha. En muchos países es difícil tener a un profesor nativo, con lo que se tiene a un coterráneo como maestro, que quizás no domine la lengua al 100%. Nada contra los profesores no nativos, muchos son excelentes en su área, y pueden explicar mejor las cosas que un nativo mismo, por su comprensión del otro idioma. A su vez, muchos de estos profesores hacen intercambios en países anglófonos y dominan la lengua como si fueran nativos. Pero tampoco hay que engañarse, que esa no es la realidad de todos los profesores.

Conseguir un compañero de Tandem puede ser complicado pero no imposible (si se sabe dónde buscar). Muchos extranjeros llegan a un país a estudiar o a trabajar y no conocen a nadie, entonces dejan mensajes en foros, en blogs, en diarios, buscando compañeros de idiomas, que es lo que pueden ofrecer. Ésa es tu oportunidad para poder trabar amistad y practicar idiomas.

Luego puedes ir a las universidades, especialmente donde se enseñan idiomas, donde también podrás preguntar a los administrativos si existe algún club de encuentro o alguna organización parecida (muchas veces son los mismos estudiantes los que organizan estos grupos). De no ser así, siempre existen las tablas de avisos, donde podrás dejar tus datos por si alguien te quiere contactar. ¡Hay que estar abierto a todas las posibilidades!

Una tercera opción son los centros de idiomas, donde se organizan explícitamente tandems de idiomas. Quizás no sea gratis, pero por una pequeña suma de dinero, obtendrás la amistad de una persona que podrá ayudarte a mejorar tu nivel de idioma, tu a él, y ser amigos para conocer la ciudad en la que viven.

Si todas esas opciones fallan, aún puedes hacer un intercambio de idiomas de alguna otra manera, (por mail o por correo) el objetivo es siempre manetener contacto con nativos de otro idioma.