Aprende idiomas con los audio-libros

Escuchar audio libros es una estrategia muy efectiva al momento de aprender idiomas. Hoy en día el mercado de audio libros es gigantesco y puedes encontrar una variedad enorme de títulos en diferentes idiomas y con diferentes lectores. Podrás elegir el que más te guste. Existe además, de ser difícil el acceso a el contenido tangible de los audio libros, muchos sitios que ponen a disposición de los usuarios cientos de audio libros de forma gratuita, otros que con mayor calidad, lo hacen por un precio muy bajo… y si finalmente ninguna de las dos te convence, existe mucha gente que se graba a si misma leyendo un libro y lo sube a Youtube. ¡Algunos son muy profesionales!

Sirve porque las personas que leen los libros muchas veces ayudan con diferentes entonaciones y cambiando las voces dándole un aura teatral. Muchas veces varios actores representan la obra, dándole mucha más vida al texto. Efectos sonoros y efectos musicales también ayudan a darme más profundidad y realismo a la historia.

Si puedes también leer los libros en papel o en la computadora al mismo tiempo que escuchas el audio libro, será una gran ventaja, ya que podrás ver y distinguir las palabras una a una y marcar cuales son las que desconoces.

Existen revistas y periódicos que suben sus artículos en formato mp3 a sus sitios web, por lo que también podrás escuchar las noticias leídas.

¿Quiénes puede tener interés en un audio libro?

  • Todo aquel que disfruta al escuchar de las historias (los audio libros son extensos)
  • Personas que no tienen demasiado tiempo para sentarse a leer un libro
  • Personas con dificultades en la visión
  • Analfabetos o con pocas nociones de la lectura
  • Estudiantes de idiomas
  • Niños y jóvenes, que necesitan un mayor estimulo para prestar atención.
  • Personas que pasan mucho tiempo en medios de transportes
  • Personas sin hábito de lectura.

Los primeros pasos para aprender un idioma

¿Cuáles son los primeros pasos cuando empiezas a aprender un idioma?

Para aprender un idioma lo primero y lo más importante es sentir esas ganas de hacer algo nuevo y difícil, pero que sabes tomar como un desafío a futuro. Si no sientes esas ganas y quieres aprender un idioma de manera forzada o por cuestiones laborales, lamento decir que eventualmente perderás el interés y el aprendizaje siempre será montaña arriba. Aprender un idioma es una actividad a largo plazo que requerirá tiempo y esfuerzo. Sin ganas de aprender, será muy difícil.

Lo primero es empezar con algunas expresiones básicas (sobre todo si haces un curso) para que la mayor parte del tiempo la conversación se desarrolle en ese idioma. En esas expresiones básicas se encuentran las clásicas:

  • Hola
  • ¿Cómo estás?
  • No muy bien / Muy bien
  • ¿Cómo se dice eso en alemán/inglés/coreano?
  • No sé hablar muy bien en alemán…
  • ¿Dónde queda el hospital/panadería/centro de la ciudad…?

Segundamente, aprende los elementos básicos de la gramática del idioma, las personas, las conjugaciones de los verbos en presente (ya con el presente la gente entenderá a que aludes con tu discurso, pese a que no esté conjugado de manera correcta), algunos verbos básicos, pronombres personales, y sobre todo, las direcciones.

Tercero. En los primeros momentos de aprendizaje de un idioma, uno de los elementos más importantes será la pronunciación. Las palabras no solo son diferentes, sino que tienen un sonido diferente, los diptongos cambian, vocales y consonantes cambian y (muy probablemente) haya letras nuevas que no existen en el español. Trata de apoyarte en soportes auditivos como películas y canciones para mejorar tu pronunciación.

Un gran consejo es tratar de forzarte a ti mismo a pensar en el idioma que aprendes. No digo que hables con tus voces internas, sino que en vez de pensar en español, que intentes utilizar las palabras del idioma que aprendes. Cuando camines por la calle puedes leer las patentes de los autos en el idioma que aprendes, como también los carteles que te vayas encontrando cuando camines.

Aprender idiomas a través de un intercambio

 Hacer un intercambio cultural

Hacer un intercambio a otro país durante un periodo de tiempo extenso puede ser beneficioso a muchos niveles.  Un intercambio al extranjero no se limita a mejorar tu nivel de idiomas, tendrás cientos de aventuras, conocerás mucha gente y te encontrarás con tu ración de problemas y malos entendidos que te harán crecer como persona.

Una situación como turista puede darse de manera muy diferente cuando uno vive como local durante un tiempo más extendido que unas simples vacaciones, lo que permite que uno pueda ver a esa sociedad de una manera diferente, y comprenderla mejor, por supuesto. No es lo mismo estar en Francia por dos semanas que estar un año. En dos semanas querrás tomar vino todos los días, comer escargots cada cinco minutos y subirte a la torre Eiffel cada vez que puedas. Dos meses más tarde, no querrás ni ver a los escargots, tomarás vino, pero menos que al principio, y la torre Eiffel será parte del decorado.

Aprender el idioma será una cuestión lógica, pues vivirás en el país donde se habla ese idioma. Además entenderás mejor la manera de pensar y vivir de los locales, y dependiendo del tiempo que te quedes en esa ciudad, poco a poco, te irá afectando a ti mismo, transformándote poco a poco en un local.

Decisiones a tomar antes de partir de intercambio

Cuando pienses en un intercambio, deberás decidir el país. Si vas netamente por la razón de aprender un idioma, tu espectro se verá reducido a los pocos (o muchos) países donde ese idioma se habla. Luego deberás escoger la universidad donde harás tu intercambio, que también se verá restringida a tu área de estudios. Ten siempre en cuenta los monumentos, la ciudad donde se encuentra la casa de estudios y las ciudades a su alrededor, y las atracciones que se encuentren en las cercanías, porque con un viaje de intercambio, tendrás mucho tiempo para conocer toda el área. Ten en cuenta también el prestigio y el valor de hacer tus estudios en esa universidad, y revisa todas las actividades extracurriculares y características del campus, antes de tomar tu decisión.

Por supuesto que el tema económico también es importante, costos de viaje, de estudios, de vivienda, y el estilo de vida del país a donde quieras ir. Hay muchas ayudas y becas para los estudiantes, que es altamente recomendable revisar antes de empezar a decidir a donde ir.